Consulta Especializada en Visión. Begoña Perez Armendariz. Optometria y terapia visual. Burlada. Pamplona Navarra info@optometriayterapiavisual.com
Consulta Especializada en Visión. Begoña Perez Armendariz. Optometria y terapia visual. Burlada. Pamplona Navarra info@optometriayterapiavisual.com
Optometría y Terapia Visual Comportamental
Optometría y Terapia Visual Comportamental
 
 
 
Desarrollo motor, equilibrio, lateralidad, reflejos primitivos...
 

"El desarrollo motor del niño es uno de los pilares principales en el desarrollo cerebral infantil" Maria J. López Juez

 

El desarrollo motor es el paso a paso de la capacidad de un niño para llevar a cabo diversas tareas. Estas habilidades incluyen: el control del cuerpo general y sus extremidades, el control de las funciones de la mano, el control de los ojos, la destreza motora, la exploración y comprensión...  Es posible evaluar las principales habilidades motoras como son: la motricidad gruesa, la motricidad gráfica y la motricidad fina. 

 

 

Todo aprendizaje sucede en el cerebro; el cuerpo actúa como un receptor de información y se convierte en el vehículo a través del cual se expresa el conocimiento. El movimiento está en la raíz del aprendizaje. Lenguaje, comportamiento y rendimiento académico están todos unidos de alguna forma a la función del sistema motor y el control del movimiento.

 

 

 

¿Cómo influyen las dificultades de lateralidad en el rendimiento académico?

La lateralidad corporal es una consecuencia de que nuestro cerebro es funcionalmente asimétrico. Aunque se considera al cerebro como una entidad unitaria, está dividido en dos hemisferios que difieren en su capacidad y estilo de procesamiento. Además, existe una estructura de unión entre ambos hemisferios, llamada cuerpo calloso que interviene de forma directa en la comunicación entre ambos, unifica la información posibilitando funciones a nivel superior y favoreciendo el aprendizaje.  

 

La lateralización cerebral es la supremacía de un hemisferio cerebral sobre el otro en determinadas funciones, lo que proporcionará una preferencia de uso de un hemicuerpo. La lateralidad corporal es consecuencia de esta organización cerebral y se puede definir como la preferencia en el uso más frecuente y efectivo de una mitad lateral del cuerpo sobre otra. Es una función de gran complejidad que posibilita la orientación en el espacio y en el tiempo, y por tanto nos permite asimilar y comprender los estímulos con los que aprendemos.

 

Existen pruebas de lateralidad que valoran la preferencia y dominancia lateral. En función de la preferencia de uso de cuatro índices corporales: mano, pie, ojo y oído se puede clasificar el tipo de lateralidad de una persona. En muchas ocasiones cuando los cuatro índices no se sitúan de forma homogénea en el mismo lado del cuerpo (derecho o izquierdo) no se adquieren apropiadamente las nociones y dimensiones temporales y espaciales, y pueden darse dificultades en:

 

- el aprendizaje de la lectoescritura y en la percepción de las letras por lo que cometen más errores

- matemáticas: dificultad en la geometría, en el orden de las secuencias

- en la memoria: olvidos

- en la atención: se dispersan más

- en la coordinación motora...

 

En muchas ocasiones es conveniente aplicar programas de desarrollo lateral y favorecer el sentido espacial, temporal y del mapa mental corporal para mejorar el rendimiento académico.

 

 

¿Qué son los reflejos primitivos?

Los Optometristas comportamentales también tenemos en cuenta los reflejos primitivos ya que relacionamos el desarrollo motor con el desarrollo del Sistema Visual. La visión no se desarrolla solamente con estímulos visuales. El tacto, la manipulación, el movimiento del bebé… son esenciales para el desarrollo de su sistema visual. El bebé cuando nace viene dotado de una serie de movimientos automáticos diseñados para asegurarle la supervivencia en el nuevo entorno. Estos movimientos son los reflejos primitivos y le ayudan, por ejemplo, a avanzar por el canal del parto, a tomar aire, romper a llorar, agarrarse, succionar etc… No obstante, los reflejos primitivos deben tener una vida limitada y cuando han cumplido su misión deben inhibirse o integrarse en los llamados reflejos posturales (adquisición de una actividad como por ejemplo, andar).  Si los reflejos quedan activos, impedirán el desarrollo del niño para interactuar eficazmente con el entorno.

 

Listado de signos y síntomas de un posible reflejo primitivo no integrado

  • Falta de atención y concentración
  • Problemas para permanecer sentado
  • Hiperactividad e impulsividad
  • Déficit de atención
  • Hipersensibilidad a la luz, tacto o sonidos
  • Malas posturas o dificultades posturales (pies, rodillas, espalda, cuello...)
  • Torpeza, descoordinación
  • Falta de equilibrio
  • Problemas para coger o dar patadas a un balón
  • Problemas para hacer la lazada de los zapatos, abrochar cordones,
  • Problemas para coger el lápiz
  • Mala grafía
  • Problemas para leer o deletrear
  • Se enfada o molesta fácilmente
  • Introversión
  • Apatismo
  • Timidez
  • Problemas para controlar los esfínteres

 

 

Se trabaja en colaboración  con centros de fisioterapia especializados en desarrollo infantil y Terapia Manual Pediátrica Integrativa (TMPI) que es conveniente y posible realizarla junto a la terapia visual.

 

La Terapia Manual Pediátrica Integrativa es un revolucionario concepto en la fisioterapia para la evaluación y el tratamiento de diversas disfunciones musculo-esqueléticas y del neurodesarrollo del bebé y del niño. 

 

 

 

"El sistema nervioso aprende haciendo"

 

"No hay desarrollo sin estímulo; el estímulo crece con la repetición; el desarrollo óptimo se consigue con estímulos óptimos"

 

 

 

¿Qué es la terapia de movimientos rítmicos de integración de reflejos primitivos?

 

 

La terapia de movimientos rítmicos (TMR) es una serie de ejercicios rítmicos y suaves que se hacen tanto de manera activa como pasiva que  están basados en los movimientos que hacen los bebés. Su finalidad es ayudar a integrar los reflejos  activos, no integrados para favorecer el desarrollo normal de la persona.

En la Optometría Comportamental se tienen en cuenta ya que afectan directamente al desarrollo del Sistema Visual y dando afectaciones en la motilidad ocular, la acomodación, la binocularidad, la integración bilateral, la coordinación ojo-mano, la integración visuo-motora y en la postura corporal.

Si hay un grupo de reflejos primitivos no integrados que están repercutiendo en el comportamiento y desarrollo de la persona, se debe realizar esta terapia (TMR) de estimulación/ inhibición dando al cerebro una segunda oportunidad para registrar esos patrones de movimientos estereotipados.

 

Se realiza en colaboración con centros de Fisioterapia y Osteopatía especializados en desarrollo infantil y Terapia Manual Pediátrica Integrativa (TMPI) y/o psicológos infantiles.

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Begoña Pérez Armendáriz - Óptico Optometrista nº colegiado: 21727 - Consulta especializada en Visión - C/Mayor, 31 Burlada (Navarra) - 691901778 - info@optometriayterapiavisual.com