Consulta Especializada en Visión. Begoña Perez Armendariz. Optometria y terapia visual. Burlada. Pamplona Navarra info@optometriayterapiavisual.com
Consulta Especializada en Visión. Begoña Perez Armendariz. Optometria y terapia visual. Burlada. Pamplona Navarra info@optometriayterapiavisual.com
Optometría y Terapia Visual Comportamental
Optometría y Terapia Visual Comportamental
 
 
 
Organización neuromotora y lateralidad
 

"El desarrollo motor del niño es uno de los pilares principales en el desarrollo cerebral infantil" Maria J. López Juez

 

 

Todo aprendizaje sucede en el cerebro; el cuerpo actúa como un receptor de información y se convierte en el vehículo a través del cual se expresa el conocimiento. El movimiento está en la raíz del aprendizaje. Lenguaje, comportamiento y rendimiento académico están todos unidos de alguna forma a la función del sistema motor y el control del movimiento.

 

 

Es importante tener en cuenta la lateralidad. ¿Cómo influye la lateralidad en el rendimiento escolar?

La lateralidad corporal es una consecuencia de que nuestro cerebro es funcionalmente asimétrico. Aunque se considera al cerebro como una entidad unitaria, está dividido en dos hemisferios que difieren en su capacidad y estilo de procesamiento. Además, existe una estructura de unión entre ambos hemisferios, llamada cuerpo calloso que interviene de forma directa en la comunicación entre ambos, unifica la información posibilitando funciones a nivel superior y favoreciendo el aprendizaje.  

 

La lateralización cerebral es la supremacía de un hemisferio cerebral sobre el otro en determinadas funciones, lo que proporcionará una preferencia de uso de un hemicuerpo. La lateralidad corporal es consecuencia de esta organización cerebral y se puede definir como la preferencia en el uso más frecuente y efectivo de una mitad lateral del cuerpo sobre otra. Es una función de gran complejidad que posibilita la orientación en el espacio y en el tiempo, y por tanto nos permite asimilar y comprender los estímulos con los que aprendemos.

 

Existen pruebas de lateralidad que valoran la preferencia y dominancia lateral. En función de la preferencia de uso de cuatro índices corporales: mano, pie, ojo y oído se puede clasificar el tipo de lateralidad de una persona. En muchas ocasiones cuando los cuatro índices no se sitúan de forma homogénea en el mismo lado del cuerpo (derecho o izquierdo) no se adquieren apropiadamente las nociones y dimensiones temporales y espaciales, y pueden darse dificultades en el aprendizaje de la lectoescritura, matemáticas y la memoria entre otras áreas.

 

En muchas ocasiones es conveniente aplicar programas de desarrollo lateral y favorecer el sentido espacial, temporal y del mapa mental corporal para mejorar el rendimiento académico.

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Optometría y terapia visual - Begoña Pérez Armendáriz - Consulta especializada en Visión - C/Mayor, 31 Burlada (Navarra) - 691 901 778 - info@optometriayterapiavisual.com