Ojo vago. Consulta Especializada en Visión. Begoña Perez Armendariz. Optometria y terapia visual. Burlada. Pamplona Navarra info@optometriayterapiavisual.com
Ojo vago. Consulta Especializada en Visión. Begoña Perez Armendariz. Optometria y terapia visual. Burlada. Pamplona Navarra info@optometriayterapiavisual.com
Optometría y Terapia Visual Comportamental
Optometría y Terapia Visual Comportamental

 

 Ojo vago o ambliopía

 

Seguro que conoce a alguien con ojo vago o ha visto niños con un parche delante de un ojo. El ojo vago o ambliopía es una condición casi imposible de detectar si no es a través de un examen visual completo.

 

Es una disfunción que restringe las habilidades de la persona para recoger, procesar, analizar y responder a la información visual. La ambliopía es un fenómeno binocular (de los dos ojos) que se manifiesta de forma monocular (en un solo ojo) normalmente, es un problema de competencia binocular.

 

Lo que es muy importante a tener en cuenta es que además de una agudeza visual disminuida, también tienen otra serie de habilidades visuales disminuidas. Las adaptaciones hechas por el paciente vía inhibición neural y supresión, causan anomalías en las siguientes habilidades: la fijación, la eficacia oculomotora, la acomodación, la coordinación de los dos ojos, la percepción visual, la coordinación motora…etc. que solo un optometrista podrá evaluar en un examen visual completo. Por ello, es posible que no tenga un correcto desarrollo académico o deportivo.

                         

Las principales causas de la ambliopía son:

  • La penalización de un ojo debido a un accidente o patología
  • Diferencia de la claridad de imágenes debido a una miopía, hipermetropía o astigmatismo descompensado de un ojo a otro
  • Desalineamiento de los ojos o estrabismo.

 

Suelen ser graduaciones elevadas que no se han detectado antes de los dos años, y suele ser más profunda cuanto antes se haya desarrollado el problema, no obstante se puede tratar a CUALQUIER EDAD, entendiendo que cuanto antes mejor.

 

 Esta condición normalmente hace que los dos ojos no aprendan a trabajar juntos, usando normalmente, y aunque los dos ojos estén abiertos, uno sólo, y así el cerebro trabajará de forma más eficaz pero con la clara desventaja de trabajar con uno en vez de con dos ojos.

 

El ser humano es un ser cazador. Tenemos dos ojos, situados uno al lado del otro y es por algo. Pensemos en un águila y en un ratoncito. ¿Te imaginas que el águila no calculase correctamente dónde está  el ratoncito desde las alturas y que cuando llegase a la superficie no lo cazase? Calcular exactamente donde está se produce gracias al cálculo de la profundidad y distancias, es la visión en 3D o lo que es lo mismo la estereopsis. Sólo será posible si nuestros dos ojos funcionan perfectamente. El sujeto ambliope presenta, por tanto, deficiencias en la estereopsis.

 

El tratamiento más habitual para tratar este tipo de condición es con un parche opaco pegado a la cara, la oclusión. Sin embargo, los optometristas comportamentales sabemos que esto no hace que los dos ojos aprendan a trabajar juntos, ya que es un proceso cerebral bastante complejo que, si no ha sido aprendido de forma natural, hay que enseñarle. Por ello, algunos optometristas utilizamos otra serie de herramientas como la terapia visual  y la fototerapia Syntonic para enseñar a los dos ojos a trabajar juntos, unido en muchas ocasiones a algunas horas en casa de obturación, que normalmente es sobre la gafa y con un parche translúcido para que entre la luz y sea posible la estimulación. También es posible que se necesite adaptación de lentes de contacto, así las imágenes que se tienen que fusionar en el cerebro son de igual tamaño en el caso de que exista una diferencia considerable de graduación entre un ojo y otro.

 

Algunos de los inconvenientes del parche opaco:

  • Reduce el rendimiento en la vida   y la habilidad de aprendizaje. Es muy incómodo ir muchas horas  viendo sólo con el “ojo malito” a aprender al colegio.
  • Se elimina cualquier posibilidad de desarrollar binocularidad. Por eso a veces, tras quitar el parche aparece el ojo torcido, cuando antes de ponerlo no lo tenía. Si su binocularidad antes era frágil, tras poner el parche, lo es más.
  • Reduce el campo visual del paciente. Se elimina toda la información espacial proveniente de ese ojo y el niño/a se siente inseguro en el espacio.
  • Se puede dañar la autoestima y la seguridad del niño. Por ejemplo, muchas personas que lo han llevado recuerdan la experiencia como traumática.

 

 

 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Optometría y terapia visual - Begoña Pérez Armendáriz - Consulta especializada en Visión - C/Mayor, 31 Burlada (Navarra) - 691 901 778 - info@optometriayterapiavisual.com