Consulta especializada en Visión. Begoña Pérez Armendariz. Optometria y Terapia Visual. Burlada Pamplona Navarra. info@optometriayterapiavisual.com
Consulta especializada en Visión. Begoña Pérez Armendariz. Optometria y Terapia Visual. Burlada Pamplona Navarra. info@optometriayterapiavisual.com
Optometría y Terapia Visual Comportamental
Optometría y Terapia Visual Comportamental

 

 

 

 

Visión y aprendizaje

 

 

Las dificultades visuales de los niños se pueden traducir en un bajo rendimiento académico. 

 

Todo lo que somos capaces de percibir del mundo que nos rodea y todo lo que podemos realizar en él lo hacemos en gran medida a través de nuestros órganos de los sentidos (Blázquez & Zulaica, 2009). Principalmente somos seres visuales. Como apuntan los últimos datos de investigaciones neurocientíficas, el 80% de nuestro cerebro funciona de una u otra forma relacionado con la visión, conjunto de habilidades visuales que permite dar significado y comprender  lo que vemos, tras la identificación e interpretación de los estímulos (Vergara, 2014). Esta dependencia de nuestra visión se hace también especialmente evidente también en el marco educativo y en actividades como la lectura.

La lectura es una actividad compleja en la que toman parte diversos procesos cognitivos de manera totalmente sincronizada. Por ejemplo, la primera actividad que realizamos cuando leemos es de tipo perceptivo–visual, y consiste en fijar las letras en nuestra fóvea para que esa información llegue al córtex visual en donde es procesada y analizada. Nuestros ojos permanecen quietos sobre una parte del texto escrito durante un tiempo con objeto de extraer toda la información posible y a continuación realizan un salto, llamado movimiento ocular sacádico, que los sitúa en otro lugar del texto para volver a realizar una fijación. En los procesos lectores inciden diferentes elementos neurofisiológicos, psicológicos y motivacionales... pero el primero de ellos es la percepción visual, que proporciona significado a toda la información que entra por los ojos a partir de impulsos nerviosos que llegan desde las retinas, siendo así el mecanismo por el que el cerebro reconoce, identifica y clasifica los estímulos ambientales (Martín, 2010). 

 

Así dentro de la Optometría se recalca que el proceso lector depende en parte del nivel de eficacia de la funcionalidad visual y del procesamiento de la información visual, ya que leemos con la información dada por los ojos al cerebro.

 

 Según el último estudio “El estado de la salud visual infantil en España” (Asociación Visión y Vida, 2016) uno de cada cinco niños podría tener un problema visual no detectado con deficiente agudeza visual de lejos o de cerca, deficiente visión binocular, convergencia incorrecta o mala motilidad ocular.

 

Será importante conocer el estado del sistema visual del niño mediante la evaluación optométrica; ya que cuando se inicia el aprendizaje lector es fundamental que el niño tenga desarrolladas e integradas ciertas habilidades visuales, perceptivas y motoras, que faciliten una rápida asimilación de toda la información lectora.

 

Por ejemplo, es necesario que se produzcan conjuntamente las siguientes habilidades:

- un preciso control oculomotor

- sistema binocular eficaz

- percepción de forma y discriminación visual

- desarrollo de las habilidades relacionadas con la orientación direccional

- memoria visual activa

- habilidad para integrar estímulos auditivos y visuales

-coordinación ojo-mano para el refuerzo de la lectura mediante la escritura

 

 

- motivación positiva

- atención adecuada a la situación de aprendizaje

- vocabulario adecuado

- conocimiento de las letras y conciencia fonólogica ...

 

 

 

Los problemas de aprendizaje y/o comportamiento pueden deberse a muchos factores como un entorno hostil, una deficiente educación, problemas psicológicos... pero en nuestra opinión en un número importante de casos, es el "síntoma" de que algo no ha ido bien en todo el desarrollo neurológico que el niño ha ido teniendo desde el momento de la concepción.

 

Los problemas de aprendizaje más habituales son problemas de atención con o sin hiperactividad, (TDA o TDHA), dislexia, disgrafia... En muchas ocasiones puede ocurrir que un problema de aprendizaje está enmascarando a un problema visual, y aunque todas las veces en la revisión visual se determinó que veía correctamente, que su agudeza visual era buena, del 100%, la persona no procesa correctamente. Se ha dado por hecho, que "ver" es lo mismo que "comprender" la información visual de manera correcta. 

 

La terapia visual comportamental puede ayudar a niños con dificultades de aprendizaje y su objetivo es llevar a la persona a su máximo potencial.

 

Nuestro cerebro es como un edificio cuya maduración sigue varias etapas, siendo necesario que para que un nivel se consolide adecuadamente, el nivel previo cuente con unos cimientos sólidos.

 

Con tratamientos de integración de los sistemas sensoriales visión, audición, motor ayudarán a la mejora de la organización neurológica.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Imagen creada a partir de la tomada en el libro ¿Por qué yo no puedo? Fundamentos biológicos de las dificultades del aprendizaje. María J. López Juez (2010)

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio
© Optometría y terapia visual - Begoña Pérez Armendáriz - Consulta especializada en Visión - C/Mayor, 31 Burlada (Navarra) - 691 901 778 - info@optometriayterapiavisual.com